CARACOLES vs. HONGOS

Sabías que los caracoles se alimentan de hongos potencialmente dañinos para las plantas.

Pues, sí!!! todo el mundo sabe que el caracol se alimenta básicamente de hojas tiernas y tallos; aunque es solamente parte de su dieta.

Los caracoles viven en lugares frescos y húmedos, resguardados de la sequía y el calor; y mayoritáriamente pasan parte de su vida escondidos dentro de su caparazón que les proteje de las condiciones medioambientales desfavorables. En invierno ponen sus huevos en la tierra y entonces es cuando en primavera hay una explosión de caracolillos, sobretodo en los días de humedad relativa elevada o durante los períodos de lluvia.

Debemos ser conscientes de que el caracol es un buen aliado en el ecosistema, ya que realiza una limpieza de hongos por allí donde se arrastra.

Un buen equilibrio flora/fauna en el ecosistem, o microecosistema (huerto y/o jardín),es esencial.

En los casos en que el caracol se convierte en plaga, no hay que obviar que se deba a un desequilibrio en el ecosistema (ya sea natural o agrario).

 

cargol

 

 

 

Siempre que exista equilibrio, el caracol no será ninguna amenaza para el cultivo. Forma parte del círculo natural que hay que protejer para que el ecosistema no enferme.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL SIGLO XIX: lo exótico…

Las corrientes de todos los tiempos, siempre se han dado en versiones opuestas de forma correlativa.

En el caso que me concierne, se trata de lo

AUTÓCTONO vs. EXÓTICO

Mientras que en los jardines de Europa de fines del S.XVIII el énfasis residia en el Paisajismo (Landscaping)…cómo predecesor el Jardín inglés, en el S.XIX se dió un interés cada vez más grande en las flores, especialmente en las especies exóticas traídas de ultramar.

 

Es de hacer notar que ahora los grandes viveros y los Jardines Botánicos enviaban al exterior personas encargadas de buscar y traer plantas exóticas.

Repton (England) había retomado la tradición de los canteros de flores cerca de la casa y a medida que avanzaba el siglo se construían grandes invernaderos que albergaban especies de clima cálido.

Simultáneamente se construían canteros formales donde se cultivaban macizos de flores. Hacia fines del siglo, las plantaciones de estación se popularizaron y un tipo de flor era reemplazado por otro al finalizar cada estación. Algo similar a lo qué había sucedido con los parterres del pequeño Trianon, que permanecían en flor a lo largo de todo el año.

Retornan las terrazas formales, las balaustradas y las fuentes. Comienzan a utilizarse las primeras cortadoras de césped que permiten que las zonas verdes entorno a los canteros y cercanas a la casa, se mantengan prolijamente cortadas.

En 1804 se fundó la Horticulture Society of London (Sociedad de Horticultura de Londres) y se le otorgó el rango de Real en 1861. Fué iniciada por un grupo de jardineros aficionados y profesionales. Su influencia y popularidad se acrecentó cuando empezaron a publicarse las revistas de jardinería. Anteriormente ya habían aparecido publicaciones sobre botánica dirigidas principalmente a la clase media acaudalada, pero en 1826, John Claudius Loudon lanzó su Gardener’s Magazine (Revista del jardinero) que tuvo muy buena acogida a nivel de la clase media, en pleno crecimiento.

Ellos construían sus casas con pequeños jardines, en los suburbios de la ciudad. Esta gente estaba ávida de consejos acerca de:   qué plantar… y qué cuidados llevar a cabo. Estas gentes -muchos de ellos trabajadores en buena posición- artesanos y obreros especializados, eran grandes entusiastas de las flores y organizaban sus “clubes de floristas”, que muchas veces se concentraban en un solo tipo de flor.

Los mineros de Yorkshire y Derbyshire se dedicaban a los pensamientos, los artesanos de cuchillos de Sheffield preferían los Polyanthus, Narcisos y los plantadores de algodón de Lancashire, la Prímula auricula.

Los tejedores de encaje de Nottingham escogieron las rosas, mientras que los tejedores de Paisley, en Escocia, famosos por las finas telas de lana con coloridos estampados de estilo hindú, ya en 1782 habían fundado un club dedicado a las clavelinas y desarrollaron las “Clavelinas disciplinadas”.

***John Claudius Loudon se estableció en Londres. A comienzos del S.XIX, como Diseñador de jardines, publicó su primer artículo: “Diseñando Jardines en Espacios Públicos”, en 1803. Luego publicó revistas, libros y una Enciclopedia de la Jardinería que tuvo varias reediciones durante cuarenta años.

En sus comienzos manejó un estilo “pintoresco”, buscaba dar un aspecto romántico al paisaje agregando minas y pequeñas casas cubiertas de hiedra, en una línea similar a la de Repton. Cuando publicó su Enciclopedia, ya había realizado varios jardines en Europa, y se inclinaba por estilos más formales. En su Gardener’s Magazine (Revista del Jardinero), en 1832, propone lo que dió a llamar el estilo “gardenesque” (jardinesco), porque sólo podía aparecer en jardines. Se distinguía claramente de la naturaleza, no trataba de confundirse con esta, como sucedía con el paisajismo. Este efecto se lograba, en parte, al introducir plantas exóticas. Incluso distintos tipos de césped con la finalidad de establecer un contraste con la variedad de césped predominante en el entorno.

De este modo el jardín sería reconocido inmediatamente como un trabajo de Arte, y no de la Naturaleza.

El término “jardinesco” fué tomado como sinónimo de estilo ecléctico, una mezcla de lo formal y lo informal, que habría de transformarse en característica de muchos jardines del período victoriano, como seguramente lo había sido anteriormente, de todos aquellos jardines que no se rehicieron en su totalidad para adoptar un estilo determinado sino que se fueron formando en distintas etapas.

***El americano Andrew Jackson Dowing, llegó a ser una de las figuras más influyentes en el paisajismo americano de este período. Él hizo conocer a sus compatriotas las ideas y los trabajos de Loudon. En los artículos que redactó para la revista The Horticulturist (El Horticultor), y en sus libros, Dowing difundió la noción del diseño de jardines, a la vez que trató de crear una cultura y el “gusto debido” dentro de la clase media, por este oficio.

Dowing perdió la vida muy joven, 36 años, en un accidente y su lugar fué ocupado por su protegido, Calvert Vaux. Algunos años más tarde, Vaux, habría de colaborar en el diseño y la ejecución del Central Park de Nueva York.

Loudon siempre había abogado por los parques públicos, como lugares de expansión dentro de la ciudad en constante crecimiento. Incluso, realizó propuestas para conservar un cinturón verde entorno a la ciudad y así evitar la urbanización continua. El parque rompe con la unión de lo que hoy llamamos barrios satélites, que anulan las áreas verdes preexistentes.

Un siglo más tarde su idea fué retomada en Inglaterra en el concepto de “cinturón verde” (green belt). En Londres, los Parques Reales se habían abierto al público. Pero Loudon propugno la idea de parque, no sólo como un lugar de expansión, donde respirar aire fresco, sino también como una zona que elevara el ” nivel intelectual de las clases más bajas de la sociedad”.

En 1815 diseñó el primer lugar público en Gran Bretaña: The Terrace Gardenism, en Gravesend. Concebido como paseo y Jardín Botánico.

Pero fué Brickenhead Park, en Liverpool, diseñado por Paxton en 1843 el parque público que llegó a tener más éxito en ese momento.

***Calvert Paux estaba presente en la inauguración de Brickenhead Park, la que tuvo lugar antes de que comenzara a diseñar Central Park. Unos años más tarde, Napoleón III, abrió al público los Bosques de Bologna y los espacios verdes fueron una característica de los proyectos de George Haussman para reestructurar la ciudad de París.

En muchas ciudades, los cementerios también cumplían la función de paseos públicos y en los Estados Unidos el diseño de cementerios, tanto públicos como privados, constituyó un aporte importante dentro del arte del paisajismo. Entre los grandes jardines que se crearon a mediados y fines de siglo, áreas especiales se dedicaron a los jardines dentro del jardín, en ellas se buscó reporducir algunos rasgos de los estilos: Chino y Japonés.

***A partir de 1830, el arquitecto Charles Barry, conocido por haber diseñado las Casas del Parlamento Inglés (Houses of Parliament), estuvo encargado de proyectar varias casas de campo estilo italiano a las que rodeó de jardines en el mismo estilo, con balaustradas, escalinatas,terrazas, fuentes, urnas. Esta tendencia fué imitada por los grandes magnates americanos de la industria que construían sus mansiones imitando las grandes casas de la aristocracia europea.

No sólo flores se trajeron de los países colonizados, sino también especies de árboles, un ejemplo es la conífera Pseudotsuga menziesii, traída a los jardines de Kew por el botanista David Douglas. Las coníferas llegaron a estar muy de moda!! con frecuencia formaban el centro de un cantero muy elaborado, otras veces eran parte de arboretos privados.

Otra especie que habría de encontrar un lugar en todos los jardines, cambiando para siempre el paisaje urbano, sería el Rhododendro. Esta planta la trajo Joseph Hooker, de Asia, a mediados del siglo XIX. Primero se difundió en el sudoeste de Inglaterra y en las zonas más cálidas. Más tarde se desarrollaron variedades resistentes a las bajas temperaturas.

***El Príncipe alemán Herman von Pücler-Muskau, 1785-1879, después de visitar Inglaterra y conocer la nueva tendencia en el diseño de parques, inició la construcción de un parque en Muskau, influido por el estilo Repton. En la actualidad es considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Posteriormente se realizaron cambios y se concedió gran importancia al estilo “pintoresco” de canteros con diseños en forma de alfombra. A partir de este parque, esta tendencia se imitará en el resto del continente y el uso de esta forma de cantero se habrá de difundir por toda Europa.

***En Italia se intentó crear jardines de estilo inglés, pero fueron principalmente los residentes extranjeros quienes construyeron nuevos jardines hacia fines del siglo XIX, y en el momento de establecer el diseño buscaron inspiración en los jardines tradicionales, por esta razón, en este país, el estilo “pintoresco” no tuvo tanta difusión.

Por el momento, lo dicho…espero lo disfrutes tal como yo lo disfruto.

LOS JARDINES DE LA OSCURIDAD

 

desde la caída del Imperio Romano (400 d.C.) hasta el descubrimiento de América (1492)

Características principales de los jardines medievales:

  • simples,
  • bien ordenados,
  • espacios reducidos,
  • con fines útiles: plantas medicinales, culinarias, frutales y hortalizas.

Monasterios

El claustro de los monasterios era un espacio abierto pero situado entre muros.

De planta cuadrangular, se le denominaban “Hortus conclusus”.

Un pozo en el centro; gran jardinera central o un árbol majestuoso de hoja persistente;
quatro caminos que dividían el claustro en quatro espacios diferenciados;
distribución geométrica de cuatro parterres en el interior de cada espacio;
cada parterre rodeado por un borde vegetal (50 centímetros de altura).

Castillos

Todos los castillos disponían de jardines, los cuales eran auténticas farmacias: con planta medicinal y aromática. Además disponían de patios cerrados donde cultivaban hortalizas y frutales.
A partir del siglo XIII, los castillos fortificados se empiezan a abrir al exterior. Sustituyendo los muros originarios por cerramientos de madera y muros vegetales. Los muros vegetales se hacían de plantas punzantes como la zarzamora (Rubus ulmifolius).

El Jardín del Islam

El elemento fundamental en un Jardín árabe, es el agua (si os fijáis es el hilo conductor desde la Antigüedad, como motivo central de un jardín). Los jardines árabes responden a una idea de Paríso terrenal, y como tal, teniendo en cuenta la situación climática y el aspecto de la restricción del agua lo más cercano a esta idea es:

Un jardín repleto de vegetación, con espacios de sombra y  luz ambos combinados a la perfección; con un motivo central: el agua.

 

Jardines hispano-árabes

La mayor influencia islámica en la lo que Jardines se refiere, se dió en la Península Ibérica, más bien por proximidad que otra cosa.

Las características principales del Jardín hispano-árabe: patios cerrados, el agua como conector, vegetación alrededor del agua, huertas: árboles y arbustos frutales sobretodo.

 

Los Jardines más sobresalintes de aquella época fueron:
  • Alhambra  (Granada, Spain): Patio de los Leones; Patio de los Arrayanes.
  • Generalife (Granada, Spain): Patio de la Acequia.

 

Espero hayas disfrutado de un poco de Historia de los Jardines, hasta pronto!!!!