JARDINERÍA TERAPÉUTICA

Voy a hacer un pequeño paréntesis  para hablar sobre un tema muy ralacionado con lo tratado en éste blog.

El otro día, hace un par de días -más o menos- escuché en la radio que un “desperdicio humano” (perdón por el atrevimiento), se dedicaba a poner redes ilegales para poder atrapar Pitirrojos!!!! por suerte para ellos lo han interceptado -aunque mi gran pena es saber que hay más individuos, que no aman la Naturaleza y más caeran en tales redes mortales-. Digo mortales porque la mayoría de aves no sobreviven, por asfixia, en dichas redes.

Con esta introducción doy paso a la entrada que quría compartir contigo.

Gestionar las emociones suele ser, para muchos, una tarea insuperable. Aunque en la mayoría de los casos es un problema inherente a la infancia puede que se cronifique hasta la edad adulta si no se encuentra el modo de lidiar con ellas.

En tal caso, lo mejor que uno puede hacer, es enfrentarse a los recuerdos. Faceoff!!!

Los recuerdos más oscuros, suelen encontrarse en el fondo de “la caja”, y además suele haber una gran montaña…de más y más emociones superpuestas…hay que escarbar!!!

Entonces empezando por lograr la forma del rescate de aquello perdido en las profundidades…y seguidamente lidiar de la mejor manera posible y lograr dar la vuelta a la tortilla para liberar una “caja llena de polvo”… y empezar con la limpieza. No es tarea fácil 😉

Una buena opción para lidiar con emociones difíciles de gestionar, o mejor dicho, para liberarnos de ciertas “malas emociones”, es que uno se enfoque en nuevas actividades que le enciendan la chispa interna (todos tenemos chispa de la vida, aunque a veces se apaga o le cuesta prender). Música, Danza…el contacto con la Naturaleza sublime de forma habitual, para poder evadir emociones del día a día y evitar que se acumulen en la “caja”.

La jardinería es, entre muchas cosas, un gran vehículo para lograr una terapia al alcance de todos (no necesitas mucho espacio para practicarla, hasta lo puedes hacer en el interior de una casa si no tienes espacio exterior) el contacto con las plantas y la tierra nos transporta a nuestras raíces más ancestrales; muy importante, claro està que el aire libre es muy beneficioso también. Tal connexión ancestral genera a quién la practica de forma habitual, sanación emocional y física de una forma extraordinaria.

Estar en contacto habitual con un jardín, genera un estado placentero que actúa a modo de muleta emocional, aunque el quit de la cuestión no radica solamente en el hecho de trabajar dicho jardín sinó que hay que ir más allá. Observar el regalo de la Naturaleza, que nos brinda por el solo hecho de AMAR ese jardín y ofrecerle tiempo y esfuerzo que se merece, no tiene precio!!!

El jardín es un ECOSISTEMA VIVO!!! en el cual van a suceder cosas magníficas contínuamente si lo respetamos y amamos. Cada ciclo lunar, estación…año…vas a ver crecer y evolucionar tu pequeño ecosistema. Un ragalo de la Naturaleza. Y aquí voy, con los queridos PITIRROJOS.

Cuando se acerca el invierno vuelven los pitirrojos, compañeros del jardinero, muy sociables y simpáticos, no se van muy lejos cuando saben que tu eres fuente de su alimento (ellos saben que cuidas con amor el jardín i que allí van a encontrar cobijo y comida, y por supuesto máximo respeto!!!).

 mespator

image by naturaura